El derecho de asilo sufre un grave retroceso en España y Europa

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha presentado hoy su Informe Anual 2016 “Las personas refugiadas en España y en Europa” donde se alerta de que a pesar del fuerte incremento del número de personas que buscaron el año pasado refugio en Europa, tanto la Unión Europea como España adoptaron medidas que han puesto en grave peligro un derecho humano como el asilo.

La continuidad de los conflictos en países como Siria, Irak o Afganistán provocó que cientos de miles de personas vieran en Europa la última posibilidad para salvar sus vidas y las de sus familias. Así, el número de solicitantes de asilo en Europa se duplicó en 2015 respecto al pasado año, llegando a 1.321.600 y sólo se resolvieron favorablemente poco más 300.000.

La decisión de los países de la UE de blindar las fronteras y no ofrecer vías legales para solicitar asilo provocó que la mayoría de los refugiados tuviera que arriesgar su vida en el Mediterráneo, sortear vallas de alambre y alargar su recorrido debido a los cierres de frontera. Más de 3.700 personas perdieron la vida en ese periplo, manteniéndose como la ruta más mortal del mundo.

“Primero con su pasividad, y luego con su blindaje de fronteras, Europa ha perdido una gran oportunidad para estar a la altura de sus valores fundacionales y demostrar que se toma en serio los derechos humanos” sostuvo Estrella Galán, secretaria general de CEAR.

Ver nota de prensa completa 

Documentación anexa: