¡Agricultura ecológica en acción!
La agricultura ecológica es un sector en alza frente
a la crisis y en AFES somos conscientes de ello, por lo que estamos
trabajando en un proyecto de inserción laboral dirigido a personas con
problemas de salud mental. Según los datos, la superficie destinada al
cultivo ecológico ha crecido considerablemente y los/as consumidores/as están
priorizando la alimentación sobre otros bienes de consumo. Además, el
Gobierno ha presentado recientemente una nueva estrategia de apoyo al sector
de la agricultura ecológica para el periodo 2014-2020.
Los alumnos de nuestro curso formativo aprenden los
principios de la agricultura ecológica. ¿Qué cosas aprenden y cómo lo
aplican?. La conservación del suelo es importante, por eso practican el
mantenimiento de unos niveles estables de materia orgánica que aseguren la
productividad, realizando su propio compost y aplicando humus de lombriz. No
debemos olvidar el manejo de plagas, para lo cual el alumnado aprende la
explotación de enemigos naturales (también denominados insectos útiles o
insectos auxiliares). Un ejemplo clásico es el uso de mariquitas ¡voraces
depredadores de pulgones y cochinillas!. Y por último, cómo preservar la
biodiversidad en los sistemas agrícolas. Para ello, se mantiene la flora
espontánea en márgenes y zonas de cultivo, se practican las rotaciones y
asociaciones de cultivo y se implementan barreras de setos en los límites de
las zonas de producción.
El proyecto puesto se denomina «Agricultura
Ecológica»
y está financiado por el Servicio Público de Empleo
Estatal del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Servicio Canario de
Empleo a través del Plan Integral de Empleo de Canarias y del Plan Especial
de Empleo de Canarias, según convenio de colaboración con el Servicio Canario
de Empleo (SCE). El curso cuenta con 15 plazas siendo las acciones gratuitas
para los asistentes. El proyecto tiene una duración total de 12 meses con
fecha de inicio el 30 diciembre de 2013 y de finalización el 30 diciembre
2014.
Para poder beneficiarse de estas acciones formativas
es imprescindible tener en vigor un certificado de discapacidad y estar
inscrito como demandante de activo de empleo.
Al finalizar la acción formativa los alumnos y
alumnas podrán realizar prácticas en empresas ordinarias vinculadas al sector
agrícola.